miércoles, 23 de enero de 2013

El espíritu del río



El espíritu del río se levanta esta mañana entre la neblina, toma una caña y la revisa, necesita que esté bien hueca. Bien derechita. Los pájaros comienzan a cantar "¡alerta, alerta, una cerbatana, alerta!" Pero la mujer quiere cazar una leyenda, un relato para los niños, este pensamiento lo pone en el aire de su pecho, dirige la cerbatana al cielo y con tremenda fuerza exhala, no hay piedra ni nada, solo su aliento-petición.
Un instante. Viene cayendo un ave muy grande. Le ha atinado a un gavilán de cola roja y con cuidado lo recibe entre sus brazos de nube. No está herido, solo viene a responder. Se ponen de acuerdo y se hacen uno, las mujeres son muy buenas ensoñadoras y pueden mirar con los ojos de tantos seres. El vuelo comienza, se trata de ver el bordado de la falda de la tierra, pero desde las alturas.
Hay muchos dibujos de ojos de Tsik+ri, esos rombos túneles por los que viaja la visión, algunos están formados por los centros ceremoniales, otros son pirámides, representan los cinco lugares-escalones por donde hace ceremonia nuestro padre el Sol.
Y también hay numerosos discos en donde se levanta algo resplandeciente en el centro y alrededor giran otros objetos, así como el Sol en el cielo y el Abuelo Fuego en la tierra, y a su alrededor los jicareros.
Entre todo esto hay serpientes llenas de flores y árboles que dan unidad al bordado, son los ríos de colores.
Por hoy se ha visto bastante, en otro momento se volverá a emprender el vuelo. Regresan a la orilla del río, y cada ser continúa su tarea, La mujer río a cantar lo visto, el gavilán a traer mensajes del Sol a la tierra y de la familia al Sol.

-------------
Reescribiendo la leyenda
Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario