sábado, 27 de septiembre de 2014

El Eco del Polen


La princesa se baña en las pozas llenas de agua nacida del volcán y de la lluvia de la temporada. Nada un rato en una, y luego sube a buscar otra para bañarse otro rato ahí. Y así recorre las mañanas o las noches de luna llena. Brillan sus ojos y sus dientes blancos. 

Canta al polen de maíz, le gusta hacerlo frente a un muro de piedra que se levanta en un lugar muy hermoso donde el río da la vuelta y descansa por un momento. Le gusta el eco de su canto. Pero hoy la voz no repite sus palabras, le da indicaciones para ir a presentarse en el hogar de un alto varón. Cuando ella llega a la cueva, conoce al hermoso Señor de los Murciélagos. Se enamora y se queda a vivir con él.

Ellos tienen un hijo precioso. La nariz del padre, los ojos y dientes de la madre.Un día llega a la cueva la terrible noticia de que el pueblo se ha quedado sin sustento: los roedeores han devorado el corazón de la semilla. La princesa comprende que tiene que bajar. Su amado esposo le dice: "regresa a tu pueblo, ellos te necesitan, cuando sea el tiempo siembra tus dientes". 

Cuando ella llega a casa de su padre, quien está muy enojado pues cree que la ausencia de su niña es lo que ha ocasionado esto, ella vuelve a cantar al polen, sonriente. Y luego con un soplo pone en sus manos todos sus dientes y muelas y los lleva al coamil. Nubes oscuras se extienden en el cielo como las alas de un enorme murciélago. Cantan los truenos. Ella llama a la comunidad y entre todos siembran sus dientes. Mazorcas grandes de perlas blancas son el sustento que nace del amor de la mujer.

---------------
Adaptado de una leyenda pipil.

1 comentario: