miércoles, 5 de enero de 2011

REAL DE CATORCE: ¿NIDO DE AGUILAS O CUEVA DE SAQUEADORES?

Noticias - Campaña contra el uso de cianuro
Por Consuelo Araiza Dávila
Fuente: http://www.conflictosmineros.net/campana-contra-cianuro/6593

Real de Catorce es una “vena abierta” de riqueza en charola de plata para el capitalismo salvaje. “Vena”, para recordar la obra de Eduardo Galeano en su libro Las venas abiertas de América Latina donde enfatiza que “la pobreza del hombre es el resultado de la riqueza de la tierra”.
También Real de Catorce es- para el agrado de los mandatarios-  un pueblo Mágico, se encuentra gloriosamente en la lista que catalogaron los expertos de la Secretaria de turismo federal y que forman parte de ése atractivo programa que creo el Gobierno en el 2005 con el fin de una promoción mundial tanto del pueblo minero potosino como de otros igual de bellos y provinciales como Tequila, Pátzcuaro, Dolores Hidalgo, Mexcaltitán, San Miguel de Allende, Jeréz, San Cristóbal de las Casas, Tepotzotlán, Taxco, Sobrerete y Bernal entre otros. Los requisitos para ser Pueblo Mágico en donde entró enseguida y sin problemas el municipio potosino fueron cumplir con ser un pueblo pequeño, tener ésa cualidad de mágico o sea un atributo especial de interacción transgeneracional de sus habitantes, poseer atractivos únicos como el del túnel Ogarrio en Real de Catorce, comparado en tradición con el ágave azul que le dio el nombre a la bebida de reconocimiento internacional.


Adiós al Pueblo Mágico

Sí, adiós porque con la llegada de la Minera canadiense First Silver Majestic, Catorce perderá su esencia provincial y los requisitos que lo hicieron cumplir estar en la lista de Pueblos Mágicos se irán con el conformismo. Los habitantes se mezclarán con mineros e ingenieros de otras partes, la indumentaria costumbrista desaparecerá junto con el arraigo de las costumbres y el conservadurismo religioso, ya no se conocerán entre sí todos los habitantes, habrá un cambio en el tráfico vehicular y hasta los huicholes podrían castellanizarse o cambiar su vestido. En pocas palabras:  las puertas de las casas viejas ya no estarán despreocupadamente abiertas y se perderán poco a poco los rasgos urbanísticos coloniales. Si hoy falta empleo, habrá un empleo de explotación con salarios muy bajos y una incertidumbre en la atención de la salud por las enfermedades de origen minero.


Leer más

No hay comentarios:

Publicar un comentario