lunes, 7 de febrero de 2011

El Congreso Nacional Indígena rechaza minería en Wirikuta

Comunidades ratifican autonomía

Piden que se detenga el proyecto minero de la empresa
First Majestic Silvert Corp en el centro religioso de Wirikuta

GUADALAJARA, JALISCO (07/FEB/2011).- Que mande el pueblo y no el Gobierno. El discurso de los pueblos originarios es ése y su camino está regido por la palabra “autonomía”, que en la vía de los hechos se ha convertido en recuperación de tierras, defensa de recursos naturales (contra mineras, principalmente) y de su cultura tradicional, así como creación de policías comunitarias o de planes de manejo forestal.

El fin de semana, más de 110 delegados de 44 pueblos y organizaciones de 10 estados del país participaron en la XXVIII sesión plenaria del Congreso Nacional Indígena (CNI), que se realizó en la comunidad coca de Mezcala (
Poncitlán, Jalisco), y discutieron cómo han ejercido la autonomía y cuáles son las problemáticas que viven.

Y en esa lógica de que mande el pueblo, se pronunciaron para que se detenga el proyecto minero de la empresa First Majestic Silvert Corp en el centro religioso de Wirikuta, conocido como Cerro Quemado, en Real de Catorce, San Luis Potosí, debido a que es un sitio sagrado para los wixáritari.

Los delegados también denunciaron que el crimen organizado ha estado amenazando a las comunidades para que “cedan” tierras para la siembra de narcóticos.

La violencia se ha manifestado principalmente en Ostula, donde después de recuperar sus tierras (en el paraje costero de La Canahuancera, conocido como La Ticla, en Michoacán) en 2009, han sido asesinadas alrededor de 15 personas y dos más han desaparecido (uno de ellos era el comisariado de Bienes Comunales).

No hay comentarios:

Publicar un comentario