viernes, 20 de julio de 2012

Y todos, todos los cantos de pequeños y mayores contribuyen al bordado universal. Segunda parte.



Cuando las divinidades lograron desarrollarse en plenitud en el poniente y emprendieron el peregrinaje hacia Wirikuta en el oriente, el campo se cubrió de un manto de flores blancas. Eran las divinidades las que cubrían los campos. Así se miró por los cuatro rumbos en cada asentamiento de las divinidades.

Cortar una flor significa enamorarse de una persona, celebrar el ritmo y desarrollo de la naturaleza. La flor simboliza el amor, la alegría de vivir, la primavera. En las canciones es frecuente que un muchacho invite a una muchacha a cortar flores.  Regalar una flor por parte de un hombre o mujer significa solicitar, negociar un posible casamiento. Otras veces el regalo consiste de un ramillete musical en las fiestas importantes, que se hace acompañar con bailes. En ellas se exalta a la mujer o al varón según sea el caso. 

“peminesamuakali” eres mi rosa amarilla
“pemineaukwe” eres mi flor magnolia
“peminecheiye” eres mi flor orquídea
“cheiye nepayani”, en orquídea me voy a convertir
“Cheiye tepipiyu” vámonos a cortar orquídeas
“nakulá sutuli tekanipiyuni” flores de nakulá vamos a cortar

Ojalá que este tiempo de lluvia vea florecer nuestros corazones para que cuidemos en pleno respeto de nuestras relaciones.

Fuente:
"Un estudio de la canción Huichola" WIXARIKA N+AWARIEYA, Publicaciones periódicas, http://148.202.18.157/sitios/publicacionesite/pperiod/funcion/pdf/27-30/65.pdf  

No hay comentarios:

Publicar un comentario