sábado, 3 de mayo de 2014

Niño (tercera parte y se sigue bordando la leyenda)


Masada y Sahuatoba continuamente cantan y visitan en su canto los rumbos y a los ancestros que en cada morada resplandecen, dibujando con su luz lo que en la tierra toma forma. Sus numerosos hijos e hijas, nietos, van conformando un pueblo. Cuando es tiempo de humanidad guerrera, son aconsejados por Masada y Sahuatoba: "aprendan de la guerra de los astros, de la guerra terrestre y nunca abandonen la guerra florida, su guerra personal, estén atentos a los anuncios para el cambio de tiempo".

Así la nación Tepehuana camina, siembra, agradece cada día la vida. Honra a los ancestros vivos en todo lo que se ve y lo que no se puede ver.

Así, cuando Hombre Rayo marca el tiempo de cambio, Masada se va al cielo para ser Mujer Estrella de la Tarde, ayudando a su suegra en el trabajo ceremonial. Mientras tanto Sahuatoba sigue acompañando a sus descendientes y mostrándoles el eterno deleite del presente.


Primera parte: http://venadomestizo.blogspot.mx/2014/04/nino-primera-parte.html

Segunda parte: http://venadomestizo.blogspot.mx/2014/04/nino-segunda-parte.html

(Tomado de "Leyendas Durangueñas", Segunda Edición, 1963, Eduardo Gámiz.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario