jueves, 23 de junio de 2011

El sembrador, tercera parte y última



Watakame espía. La perrita negra, esa lobita que lo ha acompañado, se levanta en cuatro patas, se quita la piel que cubre su cuerpo y Watakame puede ver que es una hermosa mujer que se dispone a barrer la cueva.
Con rapidez entra el joven agarra la piel y la arroja al fuego. Ella comienza a gritar: ¡Aaaay me arde! ¡Me quemo, ayúdame!
Y Watakame agarra el agua del nixtamal, el nixayote y con eso la baña, entonces ella se calma esto alivia el ardor de la quemada.
El sembrador se enamora de esta mujer, y con ella tiene muchos hijos, de los que descendemos nosotros.
Siguen cuidando la tierra.

1 comentario:

  1. donde dice en cuatro patas es se levanta en dos patas, ya ven la evolución que para barrer es más cómodo andar en dos piernas...me equivoqué

    ResponderEliminar