lunes, 11 de julio de 2011

Proyecto minero amenaza centro ceremonial huichol

10 de julio 2011
El síndico municipal de Real de Catorce, en San Luis Potosí, llama a las autoridades federales y estatales a intervenir y dar una solución, tanto para la empresa como para los wirarikas.
A un año de que la empresa canadiense First Majestic comience a explotar una mina de plata y otros metales en una zona considerada por los huicholes como “ceremonial”, lo único que campea en la región son rumores, falta de información oficial y un posible conflicto entre quienes se oponen a que el proyecto se lleve a cabo en “tierras sagradas” y otros que lo ven como una solución al problema del desempleo.
“El cerro del Quemado es como una iglesia para nosotros, y por ahí van a escarbar los de la mina, y van a destruir todas las plantas, los animales, el agua se va a contaminar. Es un lugar sagrado para nosotros. Por eso no quiero que se abra la mina”, dijo en entrevista con MILENIO, Fidel Carrillo González, huichol de Nueva Colonia, Jalisco, municipio de Mezquitic.
Pero a ciencia cierta, nadie sabe en qué consistiría la obra. Lo único que existe es la información que la compañía minera First Majestic Silver Corporation publicó en su portal www.firstmajestic.com/s/RealDeCatorce.asp. Para desarrollar el proyecto, la firma canadiense adquirió el control accionario de dos empresas mexicanas, Minera Real Bonanza, SA de CV y Minera Real de Catorce, SA de CV, poseedoras de 22 concesiones mineras; 60 por ciento de ellas se encuentran dentro de la Reserva de Wirikuta, cerca del municipio de Real de Catorce, al norte de San Luis Potosí.
“La minera no nos ha presentado en sí un proyecto. Hay un plan de trabajo, la idea de que se van a generar muchas fuentes de empleo en la zona, y los señores estos, hasta donde se deja ver, tienen muy buenos propósitos”, destacó Armando Lara García, síndico municipal de Real de Catorce.
Por su parte, Juan García, supervisor de la minera Real de Bonanza —quien, por cierto, porta un uniforme con el logotipo de First Majestic—, ubicada en el ejido La Luz, a dos kilómetros de Real de Catorce, negó que ya se esté trabajando en el proyecto, pero aceptó que la empresa canadiense otorgó un financiamiento a esta compañía mexicana para reactivar su actividad en la zona.
“Es un financiamiento. Como si fueras a un banco y pides prestado, así se realizó la operación entre First Majestic y Real Bonanza. Todo son rumores y comentarios de la gente, pero todo eso lo está arreglando la empresa. El proyecto no sé cuándo va a comenzar pero, además, no hemos recibido ninguna queja de parte de la gente, aquí todo es paz y tranquilidad. Allá (en Real de Catorce) la gente es la que tiene algunas quejas”, asegura.
Wirikuta, donde nació el Sol
De acuerdo con sus creencias, los huicholes o “wirarikas” realizan una peregrinación dos veces al año desde sus lugares de origen en los estados de Jalisco y Nayarit, para llegar a diferentes puntos de Wirikuta considerado como un “inmenso templo natural” que a su vez cobija distintos sitios sagrados que serían afectados por la explotación minera.
“Esta creencia y peregrinación de los wirarikas se remonta a unos mil años atrás. Venían desde la Sierra de Jalisco. Antiguamente lo hacían caminando cerca de 500 kilómetros en unos 15 o 20 días. Vienen a hacer sus peregrinaciones dos o tres veces al año, y se les respeta”, señala Jorge Quijano Leyva, director de Turismo de Real de Catorce.
Wirikuta es un lugar que se ubica cerca del desierto chihua-huense, ecorregión calificada como una de las tres áreas semidesérticas biológicamente más ricas del planeta, donde hay una gran variedad de cactáceas endémicas o amenazadas. Por otra parte, las relaciones biogeográficas de la Sierra de Catorce con la Sierra Madre Oriental le permiten albergar hábitats y especies de notable singularidad.
Para los huicholes, es uno de los paisajes sagrados de mayor jerarquía y fundamental en su cosmovisión. “Aquí nació el Sol. La gente que se enferma va al Quemado y se cura. Creemos que hay un Dios. Nosotros creemos en el dios de la lumbre, del agua bendita y el que está allí”, refiere Fidel Carrillo.
Aclarar la situación
Armando Lara, síndico municipal de Real de Catorce, hizo un llamado a las autoridades federales y estatales para intervenir en el asunto y dar una solución tanto a la empresa minera como a los huicholes que llegan a Wirikuta. “Sería muy prudente que ya entre alguna autoridad a aclarar la situación. Tal vez todo lo que dicen de la mina no sea cierto, todo lo que digan que le va a pasar a la etnia huichol, pues tal vez no todo sea cierto”, asegura.
Al resaltar la necesidad de las fuentes de empleo en el municipio, también advirtió que no se pueden violentar las creencias y tradiciones de una comunidad, por lo que señaló que el gobierno municipal se mantiene al margen de las negociaciones.
En tanto, el director de Turismo, Jorge Quijano, advierte que además de las afectaciones ambientales que podría provocar el proyecto minero, el sector turístico, principal fuente de empleo de la comunidad, podría verse impactado. “Hay un temor muy grande. El turismo no está muy bien en este momento y, si la mina abre, podría generar una disminución muy grande porque no sabemos cómo van a estar los caminos de acceso al pueblo, pero sobre todo, los hoteleros y restaurantes no tendrán de qué vivir”, señaló.
Por su parte, uno de los líderes de la Unión de Caballerangos de Real de Catorce, Rodolfo Martínez, comenta que si en estos tiempos no hay mucho trabajo, “con la mina estamos seguros que los recorridos a los sitios sagrados van a bajar mucho. No podemos aceptar esto”.
Por lo pronto, la Unión Wirarika se reunió en días pasados en Durango para delimitar las zonas sagradas. Además, realizarán un recorrido para trazar un mapa de los santuarios huicholes y es que, como dice elPeriódico Oficial de San Luis Potosí del 9 de junio de 2001, son más de 140 mil hectáreas y 139 kilómetros declarados área natural protegida.
Claves
La inversión
•El proyecto contempla una inversión de 100 millones de dólares que generará 500 empleos directos y hasta mil 500 indirectos.
•La mina La Luz implica 35 concesiones sobre una superficie de 5 mil 700 hectáreas y contempla algunas plantas de tratamiento de aguas residuales en Real de Catorce y el municipio de Cedral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario