martes, 16 de agosto de 2011

Las personas serpiente: el agua.



Cuando pasa el diluvio una muchacha muy bonita sale caminando de la región de Kutsaraupa que ahora conocemos como Tatei Matinieri. Es una muchacha serpiente, un río de agua blanca a quien de cariño le llaman chaquira blanca. Hatuxame. Camina un rato por debajo de la tierra.

Tres muchachos se enteran de que por ahi anda una muchacha bonita, blanca y se ponen a seguirla, todos van rumbo a la mar a ver quien se junta con ella allá por San Blas. Juegan una carrera a ver quien alcanza a la muchacha que les gusta.

El primero se llama Haik+Munieya, viene de San Juan Capistrano, trae un paño rojo en su cabeza. Se junta con uno que viene de San Pedro Xicoras y pasa por Huazamota que se llama Haik+Yuwi, de color azul.

Por otro lado saliendo de Hauxa Manaka está Kuyaurika, negro. Quiere alcanzar a la muchacha por Santiago Ixcuintla, pero se entera de que los otros dos muchachos ya la alcanzaron allá por Huaynamota y se enoja y mejor se convierte en laguna y charcos, ya no llega al mar. Nomás a Tuxpan, a Mexcaltitan y así corre pa todos lados. Dice que para que se va al mar si ya no le tocó nada.

Haik+ Munieya y Haik+ Yuwi se encontraron con Hatuxame por Huaynamota, en Aguamilpa. Así se casó con ellos este río de agua blanca que dibuja una virgen.

No solo los ríos que corren por encima y por debajo de la superficie de la tierra están todos conectados, la mar también, el Pacífico y el Golfo de México por ejemplo debajo de la tierra están unidos. La serpiente que danza en las entrañas de la Sierra de Catorce brotando en diferentes manantiales, lleva la misma agua que el río Jordán. Lo que uno le platica al agua en un lugar, lo escucha toda el agua. 

A los ríos, mares, manantiales puede uno llevarles velas, jícaras, una moneda,y sobre todo pinole o tumari, como ellos son personas, gente como nosotros eso les agrada y así al bañarnos o acercarnos ya no nos pasa nada, no nos ahogamos ni nos espantamos. Lo más importante es que al agradecer al agua se mantiene viva y luminosa.

-----------------

Tomado de “Los ríos serpenteantes”Narrado por: Catarino Carrillo, José Cayetano Medina y Julio Carrillo CayetanoRecopilado por Héctor Medina en Bancos de Calítique, Durango, 2004.

No hay comentarios:

Publicar un comentario