lunes, 26 de septiembre de 2011

Wirikuta es muchas cosas, dependiendo quién la mire y desde dónde...


Fragmentos:
Por qué defender Wirikuta
Antropólogo Arturo Gutiérrez del Ángel
Colegio de San Luis
Ponencia presentada en el Foro Minería en Santuarios y Áreas Culturales en América Latina realizado en la UNAM, ciudad de México, Septiembre 2011

I
La  febril  actividad  minera  de  los  siglos  XVIII  y  XIX  transformó  radicalmente  el  paisaje  y  provocó  la  exterminación  de  las  tribus  guachichiles.  La  del  siglo  XX  deforestó  gran  parte  de  la  sierra  de  Catorce  y  Coronado.  En  este  siglo  caótico,  hiperliberal,  violento;  en  este  siglo  en  que  la  tecnología  minera  superó  en  creces  su  capacidad  de  extracción  de  minerales,  aunado  a  una  capacidad  inigualable  de  destrucción  ecológica,  que  nos  espera.  El  problema,  como  vemos,  no  se  subscribe  exclusivamente  a  una  cultura,  a  un  problema  entre  un  grupo  indígena  y  el  estado.  No,  el  problema  es  nuestro,  de  todos  los  humanos  porque  Wirikuta  es  un  nicho  ecológico  único  en  su  género,  que  mantiene  especies  que  una  vez  extintas  nunca  más  se  recuperarán. 


II
¿Qué es Wirikuta?
Wirikuta es muchas cosas, dependiendo quién la mire y desde dónde se mire. Está la visión de los oriundos de Real de Catorce, que sería su casa, su tradición y el lugar que los vio nacer, crecer y que aloja a sus muertos. Es el lugar que guarda también una tradición minera clásica, la cual, debe decirse, no es ya con la que ellos sueñas. También es tumba de grupos guachichiles que la producción de plata en el S.XVII exterminó. Es el refugio de muchos creyentes en fuerzas de la naturaleza, en extraterrestres, o en extrañas apariciones mágicas. No obstante, sobre estas apreciaciones está una que por su importancia histórica vale la pena resaltar: la de los huicholes. ¿Por qué? Porque no es sólo su casa: es su meca, su cielo, su universo. Y este universo son los fundamentos mismos de su devenir, inmaterial en que esencias divinas se entrecruzan con la biodiversidad que en Wirikuta existe. Gracias a esta visión y a la actividad política de los huicholes, se sabe desde un punto de vista más objetivo qué es Wirikuta, y se podría decir, junto a ellos que Wirikuta es también una reserva Natural y Cultural protegida por el estado de San Luís Potosí (ver periódico oficial 9 de junio del 2001), bajo la modalidad de Sitio Sagrado Natural y como Ruta Histórica Cultural del Pueblo Huichol. Fue decretada en el periódico oficial del Gobierno de San Luís Potosí el 27 de octubre de 2000, y modificado el 9 de junio de 2001 como un Área Natural Protegida con la categoría de Sitio Sagrado Natural.
  


III
La  ruta  histórica  de  los  huicholes  puede  trazarse  desde  el  norte  del  estado  de  San  Luís  Potosí,  en  el  altiplano  Potosino-Zacatecano,  entre  los  municipios  de  Catorce,  Villa  de  la  Paz,  Matehuala,  Villa  de  Guadalupe,  Charcas  y  Villa  de  Ramos.  Wirikuta  en  general  cuenta  con  una  superficie  de  140,211.85  hectáreas  y  con  una  longitud  de  la  ruta  de  138.78  kilómetros.  El  área  de  la  reserva  comprende  toda  la  ruta  peregrinal  huichola  y  su  polígono,  que  atraviesa  los  municipios  de  Charcas,  Salinas  de  Hidalgo  y  de  Ramos.  Cabe  mencionar  que  la  reserva  (porción  norte)  está  circunscrita  a  la  CONABIO  (No  80) incluida  en  la  red  de  Áreas  de  importancia  para la conservación  de  Aves  en  México. 
¿Por  qué  fue  protegida  Wirikuta?  Este  nicho  ecológico  pertenece  a  la  ecoregión  llamada  desierto  de  Chihuahua.  Es  una  de  las  tres  áreas  semidesérticas  biológicamente  más  ricas  del  planeta.  DEL  PLANETA,  lo  que  quiere  decir  que  en  esta  área  protegida  por  la  UNESCO,  existen  especies  endémicas  exclusivas.  Esto  debido  a  una  doble  relación  biogeográfica,  que  ya  veremos.  Su  régimen  macroclimático  es  tropical,  y  en  los  meses  de  junio  a  septiembre  con  lluvias  de  estación.  Su  clima  tropical  más  su  posición  territorial  tanto  latitudinal  como  altitudinal,  hacen  que  Wirikuta  sea,  de  las  tres  áreas,  la  que  mantiene  una  mayor  flora  y  fauna  endémica.  De  las  tres  áreas  del  desierto  chihuahuense,  Wirikuta  y  la  ruta  histórica  comprende  sólo  el  0.28%  de  toda  la  superficie.  No  obstante,  y  esto  muestra  la  importancia  del  lugar,  aloja  la  mitad  de  la  flora,  el  85%  de  las  aves  y  el  60%  de  los  mamíferos.  Aunque  tristemente  su  flora  y  fauna  presentan  signos  acelerados  de  extinción  por  la  amenaza  de  saqueadores  de  especies  (sólo  hace  falta  mirar  lo  que  los  biólogos  denominan  el  corredor  de  la  vergüenza),  turistas  irresponsables,  ganaderos  y  jitomateros  ambiciosos,  y,  ojalá  no,  mineros  capitalistas  desmedidos.  (perdón  la  adjetivación). 


1 comentario:

  1. Buenas Tardes,
    Mi nombre es Roberto Flotte. Soy estudiante de antropología y derechos humanos dela Universidad de Texas Austin. Yo también como los Wixarika soy descendiente del desierto de Chihuahua pero desde el oeste de Texas y norte-centro del estado de Chihuahua de un lugar llamado Big Bend. Mi familia es de una comunidad indígena diminuta y casi destruida por gobiernos no solo mexicanos pero también estadounidenses ya que nos tocó vivir en el caos de la frontera. Primeramente muy buen trabajo en este pequeño artículo, gracias por toda la información. Actualmente estoy trabajando con derechos humanos en cuanto a la situación severa de las concesiones mineras en Wirikuta. Estoy siendo fundado por el departamento de estudios indígenas de la universidad para realizar un proyecto de investigación en el área del Catorce. No solamente voy a realizar un reporte sobre las violaciones de derechos humanos pero también quiero analizar las estrategias transnacionales que esta bella comunidad ha realizado para llevar el importante mensaje para todas las comunidades indígenas que es tiempo de organizarnos y demandar los derechos que has sido establecido por cuerpos estatales, federales e internacionales. Vengo a usted profesor Gutiérrez del Ángel para buscar apoyo en cuanto a orientación sobre la realización de mi investigación por aquellas tierras. Estoy completamente consiente sobre la explotación de información que muchos antropólogos han realizado en nuestras comunidades y no quiero ser tomado de esa forma. Vengo con mi más sincera intención de ayudar de una forma u otra. Tal vez no sea mucho pero puedo ayudar en términos académicos y políticos. Actualmente estoy trabajando con Kalpulli Almeyoltonal en San Antonio, Texas para recaudar fondos y mandarlos para aquellos rumbos. Me gustaría saber si alguien en la comunidad pudiese ayudar a realizar esta investigación ya que estaré por aquellos rumbos en diciembre y enero. Gracias por todo.

    Roberto Flotte
    flotte.roberto@mail.utexas.edu

    ResponderEliminar