viernes, 2 de diciembre de 2011

Cerca de 150 intelectuales y artistas de 30 países piden cerrar la mina de Wirikuta


Entre los firmantes del texto, promovido por Aridjis, hay tres Nobel de Literatura 
Cerca de 150 intelectuales y artistas de 30 países piden cerrar la mina de Wirikuta
En el documento piden al presidente Calderón cancelar las concesiones otorgadas a las mineras canadienses que esperan extraer 7 millones y medio de onzas de plata de México

Arturo Jiménez
Enviado
Periódico La Jornada
Viernes 2 de diciembre de 2011, p. 21

Guadalajara, Jal., 1º de diciembre. Unos 150 intelectuales y artistas de 30 países –entre ellos tres premios Nobel de Literatura– piden en un documento al presidente Felipe Calderón que cancele las concesiones otorgadas por el gobierno mexicano a las empresas mineras canadienses que extraen plata y oro en Wirikuta, territorio sagrado de los huicholes, ubicado en el desierto de San Luis Potosí y que abarca unas 140 mil hectáres.
Entre los firmantes del escrito se encuentran tres premios Nobel de Literatura: Jean-Marie Le Clézio, Orhan Pamuk y Tomas Tranströmer, además de los escritores y artistas Paul Auster, Francisco Toledo, Lawrence Ferlinghetti, Sergio Ramírez, Ledo Ivo, Ariel Dorfman, Alejandro Jodorowsky, Vicente Rojo y Homero Aridjis, este último promotor del documento por medio del Grupo de los Cien Internacional.

En el texto se lee: “Los firmantes pedimos al presidente Felipe Calderón –quien fue testigo de la firma del Pacto Huaxa Manaka, mediante el cual los gobernadores de cinco estados se comprometieron a preservar la tierra santa del pueblo huichol– que cancele las concesiones otorgadas a las empresas canadienses. Esperamos que el presidente Calderón no pase a la historia como el hombre que autorizó la destrucción de Wirikuta y sus lugares sagrados.”

Agrega que “El pueblo huichol ha sobrevivido a través de los siglos en la historia de México. Su religión, su mitología, sus tradiciones y sus objetos rituales están reflejados en su vida cotidiana y en sus ceremonias de belleza y misterio extraordinarios en torno al culto del peyote.


Autorizar minas de plata y oro en Wirikuta, el territorio de sus sitios sagrados, es como clavar una estaca mortal en el corazón de su cultura. Las generaciones futuras de mexicanos no perdonarán al gobierno actual haber sido responsable de la destrucción material y espiritual de esta etnia emblemática, imagen viva de las supervivencias del mundo mágico mexicano.

En el texto se recuerda que Santos de la Cruz, vocero de los wixárika (huicholes), declaró en noviembre que el Estado nos está matando y secuestrando nuestras tierras sagradas. Ellos quieren acabarnos, matar nuestra Madre Tierra.

De acuerdo con el Frente de Defensa de Wirikuta, este territorio sagrado es la fundación cultural y material sobre la cual reposa la identidad de los wixárika. La destrucción de Wirikuta significa la destrucción de los wixárika.

El documento abunda sobre los tratados y rituales de los wixárikas, asentados en cuatro estados vecinos a San Luis Potosí, desde donde cada año parten a Wirikuta.

“Las peregrinaciones anuales de los huicholes a Wirikuta, su territorio sagrado, hacia el Cerro Quemado, la montaña mítica del Amanecer, son de fama internacional. En noviembre de 2009 la compañía minera canadiense First Majestic Silver compró 22 concesiones mineras en el área de Real de Catorce, en San Luis Potosí. Estas concesiones mineras permitirán a First Majestic Silver llevar a cabo, en 6 mil 327 hectáreas, lo que la compañía califica como ‘un programa agresivo de perforación y exploración’.

“El problema es que este territorio de San Luis Potosí es justamente la región desértica donde llega la peregrinación anual de huicholes.

“Desde hace siglos los hombres, mujeres y niños de este grupo étnico vienen caminando desde sus comunidades en la Sierra Madre Occidental, en los estados de Jalisco, Nayarit, Durango y Zacatecas para realizar sus ceremonias religiosas, acompañados y guiados por los mara’akate, sus chamanes y sacerdotes.

“La entrega de la tierra sagrada de los huicholes a la First Majestic Silver para ser convertida en explotación minera de plata, para su beneficio económico, no sólo revela una mentalidad colonial de los políticos y funcionarios que participaron en la venta de nuestros recursos minerales más emblemáticos, como es la plata, sino –y esto es lo más grave–, implica la desecación de la tierra sagrada de los huicholes.

“First Majestic Silver opera exclusivamente en México, en sus minas La Parrilla, San Martin y La Encantada. La compañía canadiense espera sacar 7 millones y medio de onzas de plata de México en 2011.

“Asimismo, la Minera Golondrina, filial de la empresa canadiense Lake Shore Gold Corp, pretende extraer oro en el paisaje sagrado de la zona núcleo de la Reserva de Wirikuta con el método de tajo a cielo abierto, el cual sólo es posible mediante el proceso de cianuración. Ambas operaciones mineras representan una seria amenaza a los escasos recursos hídricos de la zona.

Cuando mucha gente se refiere a un México más grande y permanente que la violencia actual, se refiere a su historia y cultura, y decir Wirikuta nos remite a un grupo étnico profundamente mexicano, respetado en el mundo por su autenticidad y creatividad, mientras que decir First

No hay comentarios:

Publicar un comentario