sábado, 24 de diciembre de 2011

Tamatz Kauyumarie está enamorado de todo



Tamatz Kauyumarie está enamorado de todo. Ayuda al Sol a conocer los secretos del agua para que pueda triunfar en el juego que sostiene con las señoras de la lluvia. Para esto se va a los cinco rumbos  disfrazado de dos venados y se mete en las casas donde se depositan las ofrendas y objetos sagrados para estudiar las jícaras y otras cosas que se le dan a la lluvia, a la mar.
En la roca que está a la orilla de la mar recupera los objetos del Sol, unos que ahí se habían dejado, y  gracias a sus dos cabezas de venado entiende lo que hablan las jícaras del agua. Como recompensa por ser tan buen ceremoniante, el Sol le regala un rancho y ahí se va Kauyumarie a vivir junto con unas serpientes de cascabel y una víbora chirrionera. El Sol le dice que si junta la saliva de las culebras y se unta con ella el cuerpo, se vuelve muy sagrado, eso hace Tamatz y además les arranca los crótalos con los dientes y se unta el cuerpo con la sangre que brota.
Queda en verdad muy sagrado, tanto que tiene que quedarse en ese lugar por cinco meses quieto y sin comer sal ni tocar mujer. Ah, pero como la gente del mar se ha dado cuenta de toda la movedera de las piedras y la mudanza al rancho, mandan a una mujer mar, muy hermosa, que se viste de mujer luna, Metseli, y ella le va a proponer a Tamatz que se casen.
Si Tamatz falta a sus votos se le puede marchitar un lado de su cuerpo pues la energía que mueve al tener el atrevimiento de asomarse a los secretos del agua es grandísima. Y Metseli le lleva la tentación.
Lo visita a cada rato hasta que logra que Kayaumari tenga un sueño erótico con ella, justo cuando está entonando los cantos sagrados del Sol, y en lugar de soñar las revelaciones  solares sueña con ella. Es que está guapísima y su perfume luminoso se cuela por todos lados.
Agua de mar y lluvia. La gente mar se anota su primer triunfo. Una victoria de importancia. Es que la vida depende de la danza equilibrada de agua y fuego. Nada más hay que observar como se balancea el año.
De plano los compadres de Kayaumarie, Wakuli y Palikata le piden permiso al Sol para irse a vivir cerca de la ranchería de Tamatz. Y el Sol está muy de acuerdo y les da las instrucciones para su mudanza.

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario