viernes, 16 de diciembre de 2011

La defensa de Wirikuta en el Centro Cultural Tijuana


En el marco de la proyección del videodocumental Flores en el desierto, el Frente en Defensa de Wirikuta alertó sobre la amenaza que se cierne sobre sus territorios. 


Tijuana, B.C.- Con la exhibición del documental Flores en el desierto, del videoasta José Álvarez, un grupo de indígenas wixárika o huicholes, como se les conoce fuera de sus comunidades, abogó el lunes 12 de diciembre por la defensa de territorios que consideran sagrados, los cuales se encuentran amenazados por la explotación de una empresa minera de capital canadiense.
La proyección del documental tuvo lugar en la sala de usos múltiples del Centro Cultural Tijuana, a donde acudió un grupo de indígenas wixárikas para exigir respeto a los lugares que forman parte de su “patrimonio espiritual”.
Desde tiempos inmemoriales el pueblo wixárika acude en peregrinación al lugar sagrado de Wirikuta, para recrear la ruta que recorrieron sus ancestros hasta el sitio donde, conforme a sus mitos de la formación del mundo, nació el Sol, en el semidesierto de Real de Catorce, San Luis Potosí, donde la compañía First Majestic proyecta explotar yacimientos mineros.
La travesía comienza en las costas de Nayarit y Jalisco, cruza Zacatecas y parte de San Luis Potosí en un recorrido de unos 550 kilmetros, hasta llegar a Wirikuta, la montaña sagrada de los huicholes en busca de los manantiales que alimentan los cactus ceremoniales.
Se trata de una peregrinación ancestral que forma parte de ritos asociados al mito fundacional de los wixárikas, quienes realizan ese recorrido cada año, según documenta el video que muestra los rituales y el espacio en donde se reproduce el patrimonio espiritual de este pueblo.
La exhibición del documental se dio en el marco de la campaña de rechazo a la explotación de recursos naturales en Real de Catorce por parte de una compañía minera de capital extranjero, señaló J. Trinidad Chema Guzmán, representante del Frente en Defensa de Wirikuta, quien intervino en una mesa de análisis que siguió a la proyección del video.
Precisó que la defensa de este “territorio sagrado” representa la lucha de las comunidades por preservar la cultura wixárika y evitar así que desaparezca, así como para “que se renueven las claves del conocimiento y las velas de la vida que dan sentido a nuestra identidad”.
De acuerdo con Guzmán, autoridades de distintos órdenes de gobierno han conocido su postura de rechazo a los planes de explotación minera en la zona, pero hasta la fecha ninguna ha resuelto las demandas del pueblo wixárika.
El representante del Frente en Defensa de Wirikuta aseguró que los lugares sagrados del desierto de Real de Catorce han sido objeto de 22 concesiones otorgadas a la compañía minera First Majestic Silver, de origen canadiense, sumando un total de 6,326 hectáreas que abarcan, dijo, “nuestros lugares sagrados”.
Advirtió que “los manantiales sagrados dentro de las cuencas de las venas de plata a explotarse, corren el riesgo de contaminación por cianuro y desecamiento”, mientras que el acuífero quedará expuesto “a una sobreexplotación cuya capacidad de recuperarse es muy baja”.
El daño a los sitios sagrados, denuncia el Frente en Defensa de Wirikuta, “afectaría a 16 centros de población que se encuentran dentro de la superficie concesionada, pertenecientes a seis ejidos de la zona, así como numerosas localidades que sufrirían también los efectos negativos sobre las fuentes de agua, como El Mastranto, San José de Milpitas, Estación Catorce, Santa Cruz de Carretas, Los Catorce, Las Relaciones, El Barranco, El Garabato, Vigas de Coronado y San Juan de Matanzas, entre otras”.
La exhibición del documental Flores en el desierto sirvió de marco para difundir la problemática que enfrenta el pueblo wixárica, cuyos representantes dijeron que el proyecto minero viola los derechos como pueblos originarios reconocidos en el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
El representante indígena aseguró que también se ha violado el Programa de Manejo del Área Natural Protegida de Wirikuta, que abarca casi el 70% de la concesión minera y del que el pueblo wixárika forma parte de su Consejo de Administración; se incumple igualmente lo establecido en la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Peligrosos; no se respetan la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, ni la Ley de Consulta a Pueblos Indígenas del estado de San Luis Potosí.
La exhibición del video culminó con un llamado a apoyar la lucha del pueblo wixárica en defensa de su territorio.
Fuente y fotografía: http://poderedomex.com/notas.asp?id=72121
15 de diciembre del 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario