viernes, 10 de agosto de 2012

Aministía Internacional y los derechos de los pueblos indígenas


Amnistía Internacional recomienda a gobierno respetar
derechos de los pueblos indígenas



La organización destacó el caso de los wixárikas (huicholes) quienes no han sido consultados sobre los proyectos mineros que ponen en riesgo las peregrinaciones y ceremonias tradicionales que realizan cada año en Wirikuta.

México.- El que el gobierno mexicano no consulte a los pueblos indígenas sobre asuntos que los afecta directamente, podría desembocar en un malestar social y conflictos, advirtió Amnistía Internacional (AI). 

Y es que reprochó que se ha incumplido con la obligación de dialogar con los pueblos indígenas sobre proyectos de desarrollo, como carreteras, ductos, centrales hidroeléctricas y explotaciones mineras, que se realiza en sus tierras, lo que crea un clima de mala fe, desconfianza y polarización.

En este contexto, pidió que se tomen medidas concretas para que se hagan realidad los derechos a la consulta y al consentimiento libre, previo e informado y así se eviten nuevas violaciones.

En el informe Los gobiernos deben dejar de imponer proyectos de desarrollo en los territorios de los pueblos indígenas, la organización advirtió que el gobierno mexicano y los latinoamericanos dan mayor importancia a los beneficios que a la supervivencia física y cultural de miles de indígenas.

En el marco del Día Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo Mariano Machain, adjunto de investigación y acción de Amnistía Internacional sobre derechos económicos, sociales y culturales, expuso que el derecho a ser consultados, recogido en diversas normas internacionales de derechos humanos, es clave para los pueblos indígenas, que mantienen una especial relación con su territorio y su medio ambiente.

Resaltó como ejemplo el caso de los wixárikas (huicholes) quienes piden al gobierno que cancele las concesiones mineras para realizar actividades de exploración y explotación en Wirikuta –mejor conocido como Real de Catorce–, en San Luis Potosí, por ser fundamental para su herencia cultural, las tradiciones y las formas de vida.

AI destacó que los wixárikas no han sido consultados sobre los proyectos mineros que ponen en riesgo las peregrinaciones y ceremonias tradicionales que realizan cada año en Wirikuta, según ha advertido la propia comunidad indígena.

“Aunque el gobierno anunció recientemente la cancelación de algunas concesiones mineras en una pequeña zona de Wirikuta, muchas otras siguen en vigor, y la mayor parte del territorio continúa abierto a las actividades extractivas”, destacó.

Amnistía Internacional recomendó a los gobiernos demostrar su voluntad política de respetar, proteger y hacer realidad los derechos humanos de los indígenas.

“Los Estados tienen la obligación de entablar consultas con los pueblos indígenas en las etapas más tempranas posibles de los procesos de toma de decisiones que les afectan. Sin embargo, con frecuencia inician los procesos de consulta una vez tomadas las decisiones importantes, lo cual impide que los pueblos indígenas tengan una verdadera oportunidad de influir en el resultado”, dijo.

Asimismo, pidió asignar recursos suficientes para que las consultas se realicen eficazmente y para garantizar que no se excluye del proceso a los miembros de la comunidad por motivos de distancia, de analfabetismo en un idioma o cualquier otra circunstancia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario