miércoles, 5 de octubre de 2011

El hermano mayor




En el centro de la jícara llamada Wirikuta se levanta un pequeño templo cuya raíz se nutre del mismísimo corazón ardiente de la tierra. Los asientos son piedras volcánicas. Diferentes a las piedras que viven en otras partes de Wirikuta. 


Ahí acuden personas de todos los colores y lenguas, dan su palabra, elevan su rezo. De todo el planeta vienen en peregrinación a Tewari Yoawi, Kumukite. Y nuestro hermano mayor Tamatz Kauyumarie los acompaña y escucha con atención, lleva esa palabra a los ancestros, las energías del universo, es un traductor. Luego regresa y nos da la respuesta de los bisabuelos, madres, padres.

También es maestro, él enseña a los hombres a construir los objetos ceremoniales y los arcos, las flechas. Nace cuando la bisabuela le da a Watakame una semillita de su corazón y le dice que la siembre a ver que sale... y nace hikuri, la flor. Kauyumarie ama todas las manifestaciones de la vida, no tiene prejuicios, intercede por todos, es el que cuida a los venados y también los lleva a los cazadores.

Puede verse como lobo, venado, hombre, canasto, flor, maíz.

Viaja al fondo del mar, al sol, al lugar donde están los muertos, lleva mensajes, peticiones, trae enseñanza. Desobedece a los mayores y siempre sale airoso de las pruebas porque su naturaleza es entregarse.

Y también se ajusta a la disciplina de los aprendices, hace abstinencias... un día tras muchos de abstinencia sexual, nuestro hermano ve a lo lejos a una muchacha hermosa, una montaña morena, sus laderas como hermosas caderas, el viento que la acariciaba transporta el perfume de su piel hasta donde se encuentra nuestro hermano, quien en aquel entonces tiene un larguísimo órgano viril. Como de cien metros. Lo usa enredado en la cintura como ahora se usan las fajas o ceñidores. La verdad no se puede resistir a la seducción de aquella hembra y a pesar de que los separaba una barranca, aquella serpiente se empieza a desenredar y alcanza el cuerpo de la amada.

Hermosas sensaciones tienen ambos, pero luego ya no se pueden separar. El cuerpo de la hermosa morena aprisiona sin remedio el órgano del joven, quien una vez más pide auxilio a los ancestros. No encuentran más remedio que un corte. Y desde entonces quedó así la medida anatómica en los hombres. La muchacha es enviada a habitar en la oscuridad, es más se crea la oscuridad ya que antes todo está junto... y desde ahí le da a la vida la seducción e inspiración para que haya amoríos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario