viernes, 7 de octubre de 2011

Los sitios sagrados "no están en venta"



Universidad Jesuita de Guadalajara
ITESO
Horacio Guzmán
6 de octubre 2011

"Nuestros sitios sagrados no están en venta". Así de categóricos fueron Olegario Mejía, comisario de enlace de la comunidad de San Andrés Cohamiata, y Antonio García, estudiante del ITESO y portavoz de los wixáritari, al hablar de Wirikuta, uno de sus sitios sagrados. Esto, durante un encuentro en ITESO el pasado martes 4 de octubre, en el que se dialogó acerca de los problemas que enfrenta este pueblo indígena.

Durante el encuentro llamado "Wirikuta habla", portavoces del pueblo wixárika compartieron con la comunidad universitaria su lucha contra el proyecto de explotación del sitio sagrado ubicado en Real de Catorce, San Luis Potosí, que fue concesionado a la empresa minera canadiense First Majestic Silver Corp, y el cual se pretende que comience en 2014.

Para contextualizar, Olegario Mejía y Antonio García explicaron parte de la cosmovisión de esta cultura y la violación a sus derechos de la que están siendo objeto. Para ello,  durante el encuentro se proyectó el documental Flores en el desierto, de José Álvarez, en el que muestra, entre otras aspectos, el largo peregrinar que realizan desde la Sierra Madre Occidental hasta los sitios sagrados como Madre Aramara en la playa de San Blas; la Isla de los Alacranes en el lago de Chapala o Wirikuta, en Real de Catorce, San Luis Potosí.

La travesía de los sabios o maraakates wixáritari por estos sitios, según explicaron,  busca encontrar un equilibrio en el universo mediante elementos como el agua, el fuego, el "hermano venado" -que sirve de alimento para los dioses-,  y el híkuri o peyote que "representa para nosotros la fuente de la sabiduría y el conocimiento", explicó Mejía.

Según Antonio García, "el venado es un animal sagrado porque su sangre es el alimento de los dioses y sus pestañas nos dan la visión del mundo". Este simbolismo sagrado del venado, lamentó, ha sido mal utilizado en la imagen de los Juegos Panamericanos que están por arrancar, con la mascota Huichi, que representa una visión errónea y ofensiva del pueblo wixárika.

"La imagen que se utiliza en los Juegos Panamericanos de nuestro pueblo se hizo sin el consentimiento y eso es una falta de respeto. Los gobiernos de diferentes niveles presumen una imagen equivocada de nuestra cultura", añadió.

Estos son ejemplos, dijo, de cómo los derechos de los pueblos indígenas en México se siguen vulnerando por acciones gubernamentales que no toman en cuenta la opinión de los grupos sociales al momento de decidir sobre su patrimonio cultural.

Wirikuta-Tamatsima Wahaa, lugar en el que adquieren la sabiduría los wixáritari, fue decretado en 1994 como área natural protegida y reconocido por la UNESCO entre los sitios sagrados naturales del mundo, pero fue hasta 2007 y 2008 cuando se concretizó el plan de manejo. A pesar de eso, se otorgaron las concesiones para la explotación minera a la empresa canadiense First Majestic Silver Corp.

En 2008 se reunieron con el presidente Felipe Calderón los gobernadores de los estados de Jalisco, Durango, Nayarit, Zacatecas y San Luis Potosí; ahí se firmó un pacto para preservar, cuidar y difundir los sitios sagrados del pueblo wixárika.

"Se les olvidó su firma, su compromiso; se les olvidó el decreto y se vendió el lugar en tres millones de dólares, creo que el 'Chicharito' costó más que nuestro sitio sagrado", afirmó García.

No hay comentarios:

Publicar un comentario