lunes, 30 de mayo de 2011

Emplaza la ONU al gobierno a reconocer a los wixaritari y a preservar su sitio sagrado Wirikuta


Foro permanente de la ONU exige al Estado mexicano respetar los derechos indígenas
Los grandes proyectos sólo ocasionan despojo y más pobreza para estos pueblos: Ucizoni y AMAP
El Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) demandó al gobierno de México reconocer al pueblo wixárika, su territorio y garantizar el respeto del sitio sagrado de Wirikuta, amenazado por los trabajos de exploración que la empresa minera canadiense First Majestic Silver Corps lleva a cabo en la zona.
Durante la sesión del Foro Permanente, que depende del Consejo Económico y Social (Ecosoc) de la ONU, y que concluyó este 27 de mayo, los relatores del organismo advirtieron de la preocupación que existe en la ONU en temas que ponen en riesgo a los pueblos indígenas por la ausencia del reconocimiento de la consulta, resaltando los referentes a las industrias extractivas, la mercantilización del agua, los desplazamientos forzados por los megaproyectos o conflictos armados y la extinción de las lenguas indígenas.

La presidenta del Foro, Mirna Cunningham, señaló que las continuas violaciones de derechos humanos de los pueblos indígenas “no son nada nuevo” y están “especialmente vinculadas a la explotación de las grandes corporaciones en la extracción minera”, por lo que se hizo un emplazamiento al gobierno de México a respetar y garantizar los derechos humanos de los indígenas y se les valide su derecho a la tierra, a los territorios, a los recursos naturales y a la consulta.
En este tenor, se puso de ejemplo a las corporaciones mineras canadienses que han obtenido cientos de concesiones para la explotación de minerales sin el consentimiento de las comunidades indígenas dueñas del territorio, así como las regiones indígenas de Oaxaca, Chiapas, Guerrero, y Veracruz, donde se proyecta la construcción de nuevas represas que significarán la desaparición de comunidades enteras para imponer un megaproyecto eólico.
“Enfrentamos enemigos muy poderosos, enfrentamos al gobierno mexicano y a sus socios del gran capital financiero trasnacional, quienes están dispuestos a todo con tal de apoderarse de las tierras y recursos de nuestros pueblos. Nos han perseguido, han militarizado nuestros territorios, han criminalizado a nuestros representantes y en algunos casos los han asesinado. Es por ello que la Unión de comunidades indígenas de la zona norte del istmo (Ucizoni) y la Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos (AMAP) por este medio le hacemos un llamado para que intervenga ante el gobierno mexicano para que nos sea reconocido el derecho de nuestros pueblos a ser consultados de acuerdo a nuestra costumbre y en nuestras lengua, le pedimos que frente a proyectos de inversión y políticas públicas sea escuchada la palabra de nuestras comunidades”, señalaron los representantes indígenas.
Además los representantes de los grupos indígenas plantearon la necesidad de que la ONU se mantenga pendiente para que sus derechos no se vean vulnerados por el avance de las industrias extractivas, pues según una misiva enviada por la Ucizoni y la AMAP, los territorios indígenas de México “han sido escenario de grandes proyectos que sólo han ocasionado despojos y más pobreza para estos pueblos”, dando como resultado que en los últimos 100 años, comunidades enteras hayan desaparecido en nombre del progreso.
Ante estas demandas, los relatores internacionales alertaron de graves riesgos para los pueblos indígenas, ante la negativa de los gobiernos a reconocer los derechos de éstos, cuestión que calificaron como preocupante, por lo que el foro permanente acordó crear la primera iniciativa interagencial para promover y proteger las garantías fundamentales de los pueblos indígenas, a la cual se le denominó Alianza de la ONU para los Pueblos Indígenas (UNIPP, por sus siglas en inglés), teniendo como objetivo fortalecer las instituciones de esas comunidades y promover su participación en los gobiernos locales y nacionales.
Asimismo se llamó a los pueblos indígenas a seguir trabajando para lograr que sus derechos sean recogidos en las constituciones, puesto que “necesitan ese tipo de estructuras para seguir creciendo y aumentar su participación”, mientras que a los países se les pidió armonizar sus leyes locales con las internacionales, como el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.
Fuente:
30 de mayo 2011
La Jornada Jalisco
ANALY S. NUÑO

No hay comentarios:

Publicar un comentario