domingo, 22 de mayo de 2011

OTRXS por la TIERRA – Carta por Wirikuta


Carta leída el viernes 20 de mayo 2011
Embajada de Canadá en  ciudad de México.


OTRXS por la TIERRA 


Queridxs, amigxs, amigxs, hermanxs y hermanxs:

Decidimos venir aquí a ejercer nuestros deseos y voluntades de denuncia e indignación contra el proyecto minero en el valle de Wirikuta.
La corrupta comunión entre corporaciones de inversión extranjera (candiense) y de gobiernos federales y locales ha sido  muda, desoyendo los acuerdos y voluntades colectivas de los pueblos que defienden sus sagradas tierras, favoreciendo la extracción de minerales y recursos a pesar del  nocivo desequilibrio que eso significa para las comunidades locales en las que se introduce autoritariamente.
De esta manera se ejerce una violencia tan destructiva que acompaña sistemáticamente el gran despliegue militar desplegado sobre el país, y que ha generado tantos daños colaterales que involucran no solo víctimas humanas inocentes, sin también la grave depredación del medio ambiente.
YA no podemos quedarnos callados, tampoco podemos permanecer inmutables ante una atrocidad que amenaza destruir uno de los tantos corazones que la tierra nos ofrece compartir.
Nuestro profundo rechazo al proyecto minero de la trasnacional First Majestic Silver en el desierto de Real de Catorce, es porque se pone en  entredicho la desaparición de nuestros lugares sagrados que son un patrimonio sin precio y de un valor incuantificable para nosotros, nuestros hijos nietos y toda la descendencia Wixárika.
Los tiempos piden asumir responsabilidad; dejar a un lado la indiferencia violenta que tanto  apoyan y alientan los poderosos  y que sociedades enteras reproducimos,  alimentándola a través de la  pasividad auto-ejercida.
Los tiempos convulsos nos piden que a corazón abierto defendamos juntos  lo que para nosotxs es sagrado e innegociable. No hay cantidad de dinero suficiente, ni proyecto minero supuestamente en equilibrio ambiental, que nos convenza de quedarnos quietos, observando pasivamente como la avaricia y el interés de  pocos  destruye el lugar de donde  para muchos nace el  sol vital.
Comunicamos nuestra fundada preocupación a los habitantes de Wirikuta sobre la contaminación y desecamiento del agua que beben, del incremento en las enfermedades respiratorias, gastrointestinales o incluso cáncer debido a los venenos usado en la minería y el efecto de sus residuos químicos,  compartiendo información  para que no tengan que aceptar esta imposición criminal que llevará a la destrucción de sus tierras de sus paisajes de lo que les dejaron sus abuelos y lo que les dejarán a sus hijos.
La alerta se extiende más allá del territorio del desierto para unirse a un clamor mundial por la defensa del sagrado Wirikuta, por la defensa de la vida que de ella nace y que al mundo entero se extiende.
Compartimos enteramente la grave preocupación que acongoja al pueblo Wirarrika por la avanzada que dicho proyecto ha tenido, violando acuerdos internacionales y que sin su consulta previa, menospreciando el derecho esencial que les involucra como pueblos originarios guardianes de Wirikuta
¿Con qué verguenza el gobierno Canadiense apoya la destrucción del lugar más sagrado para el pueblo Wiraritari, sin el cual anuncian ellos mismos estarían orillados a desaparecer ?
¿Es eso equilibrio ambiental?¿es eso acaso una ecología sustentable? Nosotrxs sabemos que no y por eso entregamos esta ofrenda de ojos de dios, cuatro puntos sagrados entregados por conciencias despiertas dispuestas a no detenerse hasta que las 22 concesiones mineras en ese territorio sean revocadas para siempre.
Observen como nuestra resistencia parte de lo espiritual, del fuego sincero que nos habla y nos pide no permitir un crimen tan enorme como el que ustedes, con su silencio y complicidad, apoyan y sustentan.
No hay ingenuidad de nuestra parte, sabemos de la difícil condición de pobreza que los habitantes de Real de Catorce enfrentan; pero rechazamos por completo el voraz intento de remediarlo envenenando plantas, medicinas, animales, agua, aire y hermanos y hermanas humanxs para los cuales Wirikuta es su hogar.
Su propuesta es de generar trabajo pero nosotros sabemos que es de lenta muerte. 
Es así como de manera pacíficamente combativa les exigimos la cancelación inmediata de las 22 concesiones mineras en poder de la trasnacional Frist Majestic corp. fijándose una moratoria indefinida para que no se expidan nuevos permisos de explotación o exploración en el desierto de Real de Catorce ni en ningún lugar circunvecino a nuestros lugares sagrados.
Aclaramos que haremos uso de todos los recursos necesarios para detener este devastador proyecto minero, valiéndonos de recursos jurídicos nacionales e internacionales que están a nuestro favor, así como realizando las acciones de resistencia civil que sean necesarias.
Nuestros corazones dignos no son mercancías con las cuales ustedes puedan comerciar.
El pueblo Wirrarika ha pronunciado su inquebrantable postura y nosotroxs, tejidos a ellxs por complicidades y agradecimientos demasiado muy profundos, acompañamos su decisiva palabra con este gesto de conciencia.

¡Wirikuta no se vende, se defiende!
Otrxs por la tierra


No hay comentarios:

Publicar un comentario