miércoles, 15 de febrero de 2012

“La montaña no tendrá el mismo aspecto si se le quita su alma”



La defensa de Wirikuta fue un tema de portada en The Washington Post

San Luis Potosí está marcado por la llegada de empresas canadienses que pretenden (en el mejor de los casos, si no es que ya lo están haciendo), explotar las minas en diversas zonas del estado. El caso más emblemático de esta situación se da en Cerro de San Pedro, cuna de la región que ha sido devastaba por la Minera San Xavier.
Gran número de pobladores y activistas se han mantenido en pie de lucha contra “la voracidad”–como en repetidas ocasiones lo han dicho– de la trasnacional, que poco a poco ha ido acabando con la historia, cultura y patrimonio de San Luis Potosí.
Esta situación ha sido retomada a nivel nacional, tal vez el caso más representativo es el Carlos Monsiváis, que en más de una ocasión escribió y criticó duramente la actividad de la Minera San Xavier en Cerro de San Pedro.
Ahora, muchas voces se han escuchado en torno a la llegada de First Majestic Silver y la miera Real Bonanza a la región de Wirikuta. Medios nacionales han hecho investigaciones en la zona para conocer la postura de los pobladores, sobre todo, porque este caso no se limita a la explotación de minas en Real de Catorce.
La llegada del capital canadiense al Altiplano significaría la violación de una zona sagrada, protegida por los Huicholes y que ellos mismos describen su “esencia de la vida”.
Mirada Internacional
Este caso, al igual que los trabajos de Minera San Xavier en Cerro de San Pedro, ahora ha sido retomado a nivel internacional. La defensa de Wirikuta significó uno de los temas de portada para The Washington Post, que en su edición de ayer 14 de febrero tituló “Where cosmic and comercial collide” (Cuando el cosmos y lo comercial chocan), un artículo de William Booth que hace referencia al trabajo minero en Real de Catorce. A continuación, se presenta una traducción sintetizada del texto publicado ayer por el diario estadunidense:
Para los Huicholes, las montañas del desierto son sagradas, un portal cósmico con gran empuje, donde los chamanes recolectan el peyote, que alimentan los sueños de vigilia que mantienen unido el universo.
Para una empresa minera canadiense, estas mismas colinas parecen mil millones de dólares de plata enterrada.
En un choque marcado de culturas, los Huicholes están tratando de detener la inversión de 100 millones de dólares, en 15 años de proyecto minero a partir de este año.
Su lucha se presenta con varios pueblos indígenas, gente desde Alaska hasta el Amazonas está luchando para proteger no sólo su entorno, sino también a sus culturas de la decadencia.
Esto plantea una pregunta difícil: ¿Cómo se protege un portal cósmico?
“Para ellos todo el monte es un templo, y el oro y la plata debajo de la tierra están ahí por una razón, estas contribuyen a la energía, y sería mejor si tan solo los dejaran solos”, dijo Eduardo Guzmán, activista y portavoz de la vida en un pueblo Huichol llamado La Margaritas, en los pies de la mágica montaña.
El huichol come peyote crudo o seco, que produce alucinaciones auditivas y visuales, agradables o no, con sensaciones de introspección y visiones profundas.
“Para los huicholes, el peyote sirve como el sacramento central de sus rituales”, dijo Paul Liffman, un antropólogo de El colegio de Michoacán, que ha estudiado al grupo desde hace años. No es una droga para fiestas. “Se toma para iluminar al usuario, para iluminar su interior”, continúa.
Los huicholes que son cerca de 50 mil, son pobres pero orgullosos. Pueden ser agricultores de subsistencia que luchan por lograr una vida cultivando frijol y maíz, pero creen que sus rituales para honrar a los dioses y sus antepasados, y su protección de una geografía sagrada de los manantiales, cerros y playas, son necesarios para preservar la integridad del universo entero.
“Ellos no son exactamente dados a la modestia” dijo Liffman. Desconfían de los extranjeros, que vienen con una imagen de hippies, los antropólogos, activistas mexicanos y turistas hortícolas que han hecho propia la antigua ciudad fantasma de Real de Catorce, “una especie de centro de energía de la nueva era, donde un Apache sucedáneo de Italia podría tomar un par de buscadores de visita en el desierto y cazar un ciervo azul de recreo para ellos mismos”.
Humberto Fernández ha vivido en Real de Catorce desde 1970. Un personaje local y un actor de carácter, Fernández es propietario del Hotel Real, y el vestíbulo está lleno de fotos del hotelero con Julia Roberts, Brad Pitt y Jhonny Depp. La película “El Mexicano” fue filmada aquí, y su director, George Verbinski, es su amigo, platica.
Fernández ve la situación desde los dos lados. Su familia fabrica equipos de minería. Y él ha sido amigo de los huicholes desde hace 40 años, ha participado en muchas de sus ceremonias y él mismo es un cazador experimentado del venado azul. “Cientos de minas se han abierto en México, y no nos importa, pero este lugar es tan especial, me preocupa lo que suceda”.
Apoyo a la mina
La controversia se hace más compleja por el hecho de que la mayoría de la gente en Real de Catorce apoya a la nueva mina. Ellos quieren los puestos de trabajo cerca de casa. Comentan el hecho de que las minas de plata han florecido en la zona durante cientos de años, y que ya hay 250 kilómetros de antiguos pozos abandonados bajo la tierra. “Cuando se cierra una mina, todo se detiene, y muere el pueblo”, dijo Juan Tabares, quien ha pasado su vida trabajando bajo tierra.
Después de que las minas fueron abandonados, Real de Catorce fue sobre todo un pueblo fantasma, hasta su reciente repunte como un sitio turístico en la década de 1970. El lugar se vuelve a enfrentar a tiempos difíciles, los visitantes, especialmente los estadounidenses, han huido a causa de la violencia guerra contra las drogas en los estados del norte de México.
La tierra alrededor de su montaña cósmica, conocida por ellos como Wirikuta, y la ruta de peregrinación, han recibido protección del Estado mexicano y es reconocida como un lugar sagrado por la Unesco.
Se trata de un paseo a caballo a Wirikuta y la parte superior del Cerro del Quemado, el monte que arde, donde los huicholes dicen que el sol nació. En el camino, burros pastan los rastrojos de maíz, los halcones dibujan líneas a través de los cielos azules.
“Estamos en conflicto”
La empresa canadiense First Majestic Silver y Real Bonanza, su socio mexicano, prometieron no afectar este lugar sagrado.
“Ha habido mucha desinformación, un montón de mentiras difundidas”, dijo Juan Carlos González, un alto ejecutivo de Real Bonanza.
No habrá minería a cielo abierto. Las compañías están buscando permisos para perforar pozos profundos subterráneos, que se acercan a la cima del Cerro Grande y Cerro del Quemado, dos picos sagrados.
Los mineros dicen que están dejando a un lado dos kilómetros cuadrados alrededor del Wirikuta para entregar a los Huicholes a perpetuidad. Dicen que se adhiere a los estándares ambientales internacionales, la construcción de plantas de tratamiento de agua y emplearán por lo menos a 500 mineros.
Además, se planea restaurar una mina histórica, que permiten la visita de turistas, la reconstrucción de la hacienda de la mina, crear un museo, restaurante, plaza pública y los talleres artesanales y tiendas para vender el trabajo de plata a los turistas. Todo esto es de una docena de millas de distancia de los picos sagrados y la carretera a Real de Catorce.
“Estamos en conflicto”, dijo Marciano de la Cruz, uno de los pocos huicholes que viven en Real de Catorce. Se vende el arte vibrante de cuentas realizada por la tribu, que es famoso en todo México por sus colores y diseño de rayos de sol psicodélicos.
“Antes de Cristo, este es el centro del mundo. Es nuestra iglesia”, dijo de la Cruz. La empresa minera ha prometido la montaña tendrán el mismo aspecto, “pero no será el mismo si le quitas su alma”.

-----------------
Fuente:

15 de febreo del 2012
La Jornada San Luis

Fotografía: Juan Carlos Bucio

1 comentario:

  1. http://youtu.be/9lkkMlOrrKg para darse una idea de la flor q habita en esas zonas checa este video es de la zona de Coahuila pero comparten el mismo corredor ecologico ,los desiertos mexicanos guardan una gran biodiversidad.

    ResponderEliminar