jueves, 2 de febrero de 2012

La leyenda que se está bordando hoy (segunda parte)



En el templo se canta palabra de nuestro abuelo Fuego, de nuestro padre Sol. De como las semillas pequeñas que forman el universo llegan a brotar y ese brote se levanta. Ututawi, en el norte la atención se eleva como astas del venado, como árbol, como guardián. Los que van peregrinando por los caminos que unen manantiales, peñascos, lagunas y cerros así tienen ya su corazón, en lo alto, las velas encendidas, sus oídos abiertos porque van recreando la más antigua leyenda, la que siempre está viva. Allá en el norte se asienta el rezo, en lo alto. Los volcanes están en ceremonia, ellos son la imagen más grande de los guardianes. Los vientos se unen hoy y los volcanes dialogan con ellos. Lo podemos ver en las nubes que como un embudo se juntan en la cima, sobre los cráteres formando un árbol enorme en el cielo. Así escucha lo profundo de la tierra, y habla y el cielo lo escucha y contesta. El sol, detrás de las nubes se asoma a cada rato a delinear en el cielo lo que se está platicando o bien a iluminar la tierra que está esperando a saber que resuelven los ancestros.

Así es atrás del cerro
vean todo
madre creadora del mundo 
madre de la tierra
Mukuyuaw+
ahi están sus discos sagrados 
su ofrenda
no se preocupe de nada 
sus muvieli suelten
asi es
en la sierra
no se preocupe de nada
a su derecha
Palitek+a levántese
vean todo 
Halamala levántese
Yutsiyepa levántese
no se preocupe de nada

Del agua brota la espuma de donde toma forma todo, la flor, los bagres, se forma también la madera y hay música en la madera. Así como esas chaquiritas diminutas que forman la primer espuma corazón de venado, la energía sigue volando como amaranto, pequeñitas burbujas de luz que dan forma, para empezar, al canto, cuando la energía en el Norte se levanta, estamos en presencia del venado que habita en un cerro muy especial. Es decir en ese lugar en donde se nos concede cazar venados, vivir y tener hijos, cantar y ser buenos músicos. Violinistas. Entender las ramas de la energía pues, hacer que la vida brille con la madera del corazón que ha brotado de la mar. Este venado Ututawi también tiene la forma de un puma.
El canto va siguiendo el movimiento de la energía y habla de cuando se nos entregan las flores azules.

Por watsarie se fueron
los fundadores se fueron
así es que se fueron
flores azules les fueron dadas
eran azules las que traían todos
en estas estamos unidos
así es que ya así 
no actuaba como persona
que ancestro sin más explicación
algún efecto provocaba
sus días se han terminado 
por segunda vez se ha terminado
por tercera vez se ha terminado
por cuarta vez se ha ocultado
así es que ya así 
por la quinta ocasión le dice
Tsamainuli wateiyasim+
¿es que sabes reflexionar?
¿mis ancestros saben pensar?
así es que ya así donde yace Ututawi
ahí es que ya así
en el cerro de Ututawi 
allá allá subió

A sus hermanos vió 
a Maxakuaxi
ahí es que los vió 
ahí mis hermanos viven
todavía ahí viven
ahí en Mukuyuawi viven
así decían ya así ya
que sus plumas no lo pueden 
que dicen ya así ya 
esto allá llevarás 
esta jícara llevarás

Cinco jícaras para observar como florece el mundo. Cinco velas que lo sostienen. En el templo y en el camino sigue el canto cuando la luna crece. Las varas astas de venado todas juntas están cantando.

Continuará

---------------------------
Canciones: "Cantos de una peregrinación a Wirikuta". San Andrés Cohamiata, Instituto Indigenista Interamericano.

-Primera parte:

No hay comentarios:

Publicar un comentario