miércoles, 15 de febrero de 2012

La leyenda que se está bordando hoy (quinta parte y nuevo tiempo)

Así es que 
sean ustedes 
no es que piensen
que su vela voy llevando
en el cerro en su nacer están unidos
en Wilikuta 
en Wilikuta 
estamos unidos

Y así como el arcoiris ilumina las nubes sobre la sierra, nubes que no llegaban a cantar hace tiempo, así llegan los peregrinos serpiente llena de flores al templo, con las velas, los cirios, los bastones emplumados que van caminando. Los rostros de las montañas resplandecen. Dialogan con la lluvia y con el viento.

Eso lo que miran
esto es lo que nosotros ya decimos
ya estamos Muvierik+ka
mira donde estamos Muvierik+ka
estamos en un lugar llamado Kwuarupata
nuestro k+pieri ahí estamos
así es que lo decimos
cómo es que vamos a unirnos

Es que como acertando en nuestra vela 
en nuestra vela estando
lo que decimos Muvierik+ka
K+tsitemai
Uxainuri
con razón vamos a unirnos
teniendo a nuestras noches 
así es como decimos.
Así es que estaremos
con estas palabras van tumbándose
en Usaimuta se van tumbando 
Maxa uxa Kusa uxa

Es el tiempo de escuchar a los más antiguos. Florece su canto en lo más alto, en lo profundo y en los cuatro rumbos.

Es un tejido que vincula todo.
Ahora estamos todos adentro del templo, del jardín, Palita+ta. Como el sol cuando brota del mar oscuro y victorioso entra a Wirikuta.


Así así allí es que fué
así fueron que es verdad
nunca allí, allí es
Palitek+a, como está lejos
Halamala como está lejos
nunca están lejos nunca están lejos

Nuestra madre águila muchacha extiende su regazo para que podamos acomodarnos todos en el vuelo. En la orilla de su falda la mar en forma de nubes se extiende sobre el jardín de rosas. El primer tiempo nos ha alcanzado.

Mukuyuawi como está lejos
su derecha como está lejos
como se escucha allí
allí si es cierto allí quédense
estás seguro, allí es
así está escuchando
abriendo
Wirikuta se abrió
Maxayuawi se abrió

Todo se pinta de su luz dorada, la que estuvo debajo de la tierra: Uxa.

Así es eso es Haisulipa
allí se quedó viendo
alli se paró dentro del fuego 
allí se paró

Nuestros rostros son los rostros de nuestros padres y nuestras madres. Somos los ancestros. La energía incondicional de la vida. Somos el cazador Paritsika, el que sigue la huella de la luz. La vida se da, y para recordarlo en reciprocidad damos ofrendas, los pequeños le dan a los ancestros de su alimento.

Así es su ofrenda
que está abriendo
hablando de eso
si está seguro
allí los Tsaurixite
atrás del cerro los temaikate
ábrete
Allí sombras allí Hapaxuki
Allí X+x+weli, Samirawi
allí sus animales
allí se paró
Así es así es alli escarbaron 
levántense los venados 
Wirikuta levántese
Piedras azules ahí se quedaron
sus corazones han quedado
lo que pintaron ahí
ya lo que escribieron 
lo que están mirando ustedes
tus plumas 
tu cruz tiraste
Así es que como ha quedado 
mis ancestros están
escritos se fundaron
escritos azul se crearon
cruces escrito en evolución quedaron
ustedes mismos se han tallado
pintura nueva han dejado
su canto han dejado
mis ancestros se dibujaron
pintura de palo se pusieron
tus rostros que queden
tus escritos queden 
el venado escrito quede
los escritos de wawi queden
mis ancestros no es que piensen

Nuestros hermanos peregrinos, en ellos viven los ancestros, en el corazón de todo los ancestros, cada quien pone su llamado, se hace cargo. Danzamos y la tierra mojada y fría retumba. Todos sobre nuestra madre. Se habla, se entiende. Los ojos de agua se desbordan por las faldas de las montañas.

Lo que aquí nomás dicen
los rezos de las cruces
la cruz de mi sol
mi sol que vas subiendo
aquí seamos uno
es que sean uno 
Así que con estas medidas
así así estén unidos no es que piensen
aquí que por el camino del venado seamos uno
atrás del cerro seamos uno solo
aquí aquí los voy a hacer llegar
así es que ya aquí ya
tus cruces bajen en Haixuripa.

Y no ha parado de llover.
Y la tierra nos mece suavemente.
-------------------


1 comentario:

  1. Hermanitos grandes,

    Esta tremenda sabiduría que transmiten es el encuentro de los caminos sobre el corazón del mundo.
    Soy poeta y cuenta cuentos. Acabo de tener la suerte de compartir ceremonia de Híkuri con Marakame Rosendo. Profunda revelación de canto y ternura universal.
    Ojalá se pudiera hacer un disco de estos cuento con instrumentos prehispánicos y del mundo.
    Me propongo para grabarlo con mi voz en San Critóbal de las Casas, Chiapas, donde vivo con mi familia.
    ¿Les parece la propuesta?
    Luego ustedes lo venden y donan el dinero para las comunidades Wirrarika.
    Saludos y que el corazón del venado les multiplique sus bendiciones.

    Ricardo Rueda Miramon

    ricardolunaroja4@yahoo.fr

    ResponderEliminar