lunes, 15 de octubre de 2012

A propósito del 12 de octubre: Tatei Haramara y Wirikuta

Tatei Haramara

Un 12 de octubre no se celebra jamás

El centro sagrado wixárika Tatei Haramara, ubicado en la Isla del Rey,  en Nayarit, es uno de los lugares amenazados por las  empresas  turísticas que pretenden construir aquí un parque hotelero.
La Isla del Rey está frente a la cabecera municipal de San Blas, es una  zona virgen a la cual se llega en lancha. En las veredas se observan  venados cola blanca y grandes iguanas. Todo esto, 520 años después, continúa resguardado por el pueblo wixárika, también conocido como huichol.
Maximino Muñoz de la Cruz, wixárika de Nayarit

A pesar de los cambios dentro del marco  legal, los pueblos indios nos seguimos  encontrando desprotegidos en relación a  nuestros territorios y recursos naturales.
Se han reformado leyes y nos han dejado  sin ninguna protección. En el caso del  pueblo wixárika, el gobierno federal  concesiona un territorio sagrado, que para  nosotros es parte de nuestras costumbres.
En Nayarit tenemos la Isla del Rey, que es  un lugar sagrado, concesionado a empresas  turísticas que están desarrollando una  estructura hotelera. Al mismo tiempo, una  presa en Las Cruces, nos vienen a quitar los recursos naturales a los  pueblos indígenas, a los coras y wixárika.
Son más de 500 años de padecer la imposición por el robo a la tierra.  Estamos viviendo esa etapa, pero más disfrazada. Al final de cuentas es  despojo de nuestros recursos naturales.
La resistencia está en las comunidades, en nuestras autoridades. Yo  creo que la idea que tiene el gobierno es que nos vamos a ir. Pero lo  que no saben es que tenemos un arraigo con la tierra, y tenemos una  forma de ver la vida y de entender el mundo, y tenemos todo el  sustento de nuestras autoridades y organización.
Es ahí donde está nuestra fuerza, en la costumbre, y de ahí obtenemos  la resistencia. Y es duro porque en cada embate, las autoridades causan  división entre nosotros.
El gobierno copta organizaciones indígenas que quiere tener como  aliados, por medio de programas sociales y esto crea división. Son las  estrategias del gobierno que tiene para esta lucha.
Nosotros cada año,  el 12 de octubre hacemos una marcha por la  dignidad de los pueblos. Hacemos un llamado y decimos que estamos  peor que antes. Ellos esperan que se repita la historia. Estamos  resistiendo, buscando aliados, a pesar de tantos años nuestro pueblo no  quiere dejar de luchar.
-------------

Wirikuta

“Hay mucha injusticia, no podemos quedarnos  callados”
Para el pueblo wixárika, en Wirikuta está el corazón del mundo. Por ello,  año con año peregrinan desde Jalisco, Nayarit y Durango para ofrendar a sus  ancestros y pedirles que la vida continúe en este planeta.
El lugar sagrado de este pueblo está amenazado por las 22 concesiones  mineras, un proyecto de trasnacionales canadienses que devastaría no sólo el medio ambiente de esta región, sino la cultural de un grupo  originario ancestral.
Santos de la Cruz Carrillo, comisario de Bancos de San Hipólito

Wirikuta es un lugar sagrado para el pueblo indígena wixárika. Está  ubicado en los municipios de Villa de Ramos, Charcas, Santo Domingo,  Villa de la Paz, Villa de Guadalupe, Matehuala y Real de Catorce, en el  estado de San Luis Potosí.
En este lugar, el gobierno mexicano ha otorgado 22 concesiones mineras a la compañía canadiense First Majestic Silver y sus contrapartes mexicanas, para la exploración y explotación de minerales, principalmente de plata.
Soy parte del Consejo Regional Wixárika por la Defensa de Wirikuta, que  exige el respeto a su centro ceremonial y la cancelación inmediata de todas las concesiones mineras otorgadas.
En este momento hay una necesidad de organizarnos y despertar por la  situación que atraviesa el país. Hay muchos embates de quienes están  destrozando nuestro territorio.
Nosotros como pueblos indígenas  estamos viviendo muchas  amenazas. Hay mucha injusticia, y  si nos quedamos callados y  esperamos a ver quién nos  despierta, pues nadie lo hará más que nosotros mismos.
El pueblo wixárika lleva su propio  proceso. Nuestro movimiento  básicamente es para resguardar  nuestros territorios sagrados ante las permanentes amenazas de despojo por parte de las empresas mineras. En todo el país cada pueblo  está luchando en sus trincheras.


Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario